Opinión ‘Público’

AS: Se avecina un post largo…

Hoy nace Público

.
Después de pensarlo durante al menos diez minutos y engullir un café, éste título ha sido el único juego de palabras decente que se me ha ocurrido para el post. La intención era publicar una serie de reflexiones y sensaciones sobre la edición impresa del nuevo diario Público, que ha salido hoy a la venta.
No pretendo, en ningún momento, “sentar cátedra” con lo que digo, ni hacer un análisis ni exhaustivo ni académico: como en todo lo que escribo en éste blog, sólo pienso en voz alta por si alguien quiere leerlo y/o escribir al respecto. Y espero que lo hagáis.
He pensado en titular el post “Bueno, bonito, barato (y con regalo)” o “Publico sobre Público”… pero entenderéis por qué lo he descartado. Simplemente quiero hacer pública mi opinión sobre el primer número del diario. ¿Cuál es la vuestra?

“Compra: imposible”

Hacía ya bien bien una semana que estaba pendiente de la salida al mercado del periódico (y también de la polémica sobre su publicidad), y había decidido comprar, por lo menos, su primer número. La blogosfera estaba revolucionada con el lanzamiento y me había contagiado en parte de ese entusiasmo. No lo he podido evitar.

Así que ésta mañana he salido a la calle (6:45h) con la firme intención de hacerme con mi ejemplar. Mi sorpresa ha sido al encontrarme con que los tres primeros quioscos con los que me he encontrado en mi camino estaban cerrados. ¡A las siete de la mañana! Es algo en lo que no había reparado hasta ahora, y me duele por toda esa gente que salimos de casa temprano y, por el horario de trabajo o estudio sólo podemos adquirir la prensa gratuita en nuestro desplazamiento. Evidentemente esto es algo personal, puesto que en otras zonas de la ciudad no habrá éste problema, pero no creo que la carretera de Sants sea un lugar tan inhóspito y remoto.

En el cuarto quiosco (frente a la Estación de Sants) me han afirmado con seguridad que era un periódico que había salido hace un par de semanas en Madrid y que a Catalunya no llegaría hasta más adelante. Me reservo -por ahora- mi opinión al respecto sobre esa quiosquera.

Ya dentro de la Estación de Sants, en uno de los establecimientos de prensa me han dicho que tenían el periódico, pero que no lo habían introducido en los ordenadores que usan para cobrar, así que no lo ofrecerían hasta unas tres horas después (10-11h). ¡Un periódico a las diez de la mañana! Si se enteran los responsables del cierre de la edición seguro que cruzarían algunas palabras…

Finalmente, y a toda prisa, he cruzado la estación hasta el otro quiosco, y he adquirido mi ejemplar antes de coger mi tren por los pelos.

Con espacio en el asiento y más de una hora de viaje por delante, más relajado, ya he podido dedicarle mi atención.

Barato (y con regalo)

Lo primero que sorprende del nacimiento de Público es precisamente eso: su nacimiento. Con la polarización de la prensa escrita y todo el ‘boom’ de la prensa gratuita, proyectos de éste tipo sorprenden.

La segunda sorpresa (causa directa de la primera, sospecho) es el precio: 0’50€. Es la mitad (como anuncia su publicidad) de lo que suele costar un diario de éstas características. No sé si será una “oferta de lanzamiento” o una declaración de intenciones. Ambos motivos me parecen bien, aunque me desagradaría que el tiempo y las estadísticas de “audiencia” minaran el segundo motivo e hicieran modificar su precio.

Me ha sorprendido (a medias) que, además del periódico, regalen una película en DVD. Ya había visto en televisión anunciada esa oferta, pero una sola vez. Y aunque no veo mucho la tele últimamente, si he visto el otro spot (el de la polémica) varias veces. ¿Ha sido una estrategia para no eclipsar que lo importante era el nuevo diario y el regalo sólo una ‘recompensa’ para los osados nuevos lectores? Eso es lo que quiero creer…

Azul sobre blanco

Contra lo que en mí es habitual, estoy escribiendo éste post a mano, sobre papel, a modo de ‘borrador’ de lo que publicaré en cuanto pueda acceder a un ordenador. He querido aprovechar así un tiempo muerto entre clases y, además, no “contaminarme” de otras opiniones que seguro leeré en la red (por aquello de la ‘revolución en la blogosfera’ que he mencionado antes.
Es por eso que sólo hablo de la edición en papel y no sobre su web. Creo que es uno de los puntos fuertes, y puede que le dedique otro post más adelante.

Me he leído con calma el periódico, y lo he repasado hace un momento para tomar algunas notas. Muchas de mis dudas se desvanecerían consultando Internet, seguro. Pero he preferido hacerlo así.

Sirva, pues, ésta “sección” del post como disclaimer.

‘Colección CinePúblico’

Paso primero a escribir un poco sobre la colección de películas en DVD con la que se estrena Público.

Echo de menos algún artículo en el periódico sobre ésta colección: si bien es cierto que se trata sólo de un “truco” de mercadotecnia, la selección tendrá algún ‘hilo argumental’, algún motivo. ¿Por qué no se le ha dedicado una página (o parte de una página) a “justificar” la “línea editorial” de esa colección? Supongo que porque, como en su parte escrita, Público no quiere (aún) posicionarse, pero echo de menos una mínima reseña al repecto.

En la página 43 aparece, no obstante, una mención al DVD que regalarán mañana, Fahrenheit 9/11. Aunque me parece que más que una mención es una crítica de Iñigo Sáenz de Ugarte disfrazada de sinopsis.
¿Y por qué no se ha hecho lo mismo con la peli de hoy, Los lunes al sol?

La primera en la frente

Según el refranero español y mi abuela, «los ojos son el espejo del alma», así que en la prensa escrita se diría que «la portada de un periódico es el espejo de su contenido». Así que escribamos sobre la portada de Público.
Antes, reitero mi intrusismo y desconocimiento académico al respecto.

En primer lugar, me ha sorprendido (gratamente) que el titular principal no se refiera a la actualidad más inmediata, sino a una ‘investigación’ del propio diario que ocupa sus dos páginas siguientes. Y aunque el texto (“El hombre que hundió la tregua”) me parece algo espectacular (hablaré de ello más adelante), aplaudo la elección.

Lo siguiente que quiero mencionar es algo que me da bastante rabia de otros periódicos (especialmente los gratuitos): es lo que yo llamo “titulares trampa”. Entiendo como titular aquello que anuncia una sección exhaustiva en el interior, como una gran noticia o un extenso apartado. Si bien eso se cumple en el artículo sobre Manuel Pizarro (p. 6) y en la noticia de la sección Espacio, los otros dos titulares me han decepcionado.
Las noticias de actualidad sobre ‘el cheque bebé’ y ‘el caso Madeleine’ ocupan un tercio y un cuarto de página respectivamente en el interior de Público, y no aportan mucha más información que la que da su titular, a mi juicio de injustificada ubicación en la portada.
¿Sigue siendo ésta un motivo decisorio para comprar una publicación? No lo creo. Creo que los periódicos se compran por el título o por el titular con mayor tipo de letra. No dedicamos tanto tiempo en el quiosco como para decidirnos por un titular secundario. Y llevar a la portada los ‘grandes artículos’ del interior me parecería una demostración de honestidad. No sé si me explico.

La cabecera del periódico merece un par de líneas también, puesto que me produce sentimientos encontrados.
Por un lado, me gusta que sea limpia y clara (fondo blanco), pero el tipo de letra no me convence. Seguramente porque me recuerda demasiado a otros (como el de El Periódico de Catalunya) y me esperaba algo más… “diferenciador”, supongo.
Y respecto al logotipo (la acuarela de Miquel Barceló), me gusta el diseño, pero no su ubicación. Quizás porque está muy desvinculada del título (estaría bien que se fusionara -un poco- con el nombre), aunque esa sea su intención («[la imagen está] suspendida en el vacío», dicen en el suplemento). Quizás veo el logo desubicado porque estoy acostumbrado al formato de los archivos del ordenador (icono a la izquierda, seguido del nombre), no lo sé… pero creo que me acostumbraré y acabará gustándome.

En general, no obstante, la portada me gusta: limpia, ordenada, esquemática, visual y vistosa, no muy cargada… no sé, me gusta.

Y aunque no sea estrictamente de la portada, quiero también hablar del primer artículo de opinión del director de Público, Ignacio Escolar (p. 3). Aunque he leído por ahí (creo que en su blog) que no habría editorial general, sí que se ha servido de ese primer artículo para “saludarse”. y ha sido un poco caótico: en dos pequeñas columnas, Escolar ha mezclado el atentado de la T4 con una “divagación filosófica”… algo razonable y oportuno para esa sección. Lo malo es que en ese mismo espacio ha querido introducir una especio de “declaración de principios” del periódico, algo que debería haber dejado exclusivamente para el suplemento que incluía hoy.

Opciones / Formato

El diseño me recuerda al de otros periódicos (ADN, El Periódico). Ya está, ya lo he dicho. Aunque eso, lejos de ser una crítica, es más un halago. El formato general del periódico me parece moderno, simple, fresco, limpio (repito mucho esa palabra, ¿no?)… y me gusta. Las cabeceras, los encuadrados, los colores, las fotografías (pese a la polémica), los gráficos y la infografía, el número de páginas…
Me gusta, si, lo repito.

Ahora empiezo con los “peros”. En primer lugar, debo admitir que el ‘sistema’ de cuatro colores de ADN (uno por sección) me gusta más, y echo de menos en Público algo parecido.
Por otro lado, un pequeño detalle, y es que preferiría que las fotos de los articulistas no tuvieran fondo, algo prescindible y a mi juicio “molesto”. Prefiero un fondo blanco, como en El Periódico.

Por último, diré que estoy de acuerdo con uno de los “lectores” retratados en el suplemento. Se trata de un tal Dani. Dice: «Mi diario ideal sería de pequeño formato para poder abrirlo en el metro, sin que pasar páginas fuese un drama». Chapeau. Y es que aunque dista mucho de los periódicos extranjeros en tamaño (aquellas sábanas pensadas para ir doblando el periódico), sí que me gustaría que fuese algo más pequeño. De hecho, ADN es un par de dedos más pequeño, y me gusta. Aunque sospecho que así se resentiría (bastante) la extensión de los artículos más que la fuente, y por ahí no paso.

¡Ah! Y puestos a pedir, que le pongan grapas (como El Periódico, por ejemplo), para que no se desmonte…

Opinando, que es gerundio

Voy a opinar ahora sobre la ‘opinión’… bonita redundancia.

Aplaudo la falta de Editorial, sección que a menudo me saca de quicio en otros diarios. Es como manchar de partidismo y subjetividad toda una publicación que, en el maravilloso mundo de la teoría, debería ser objetiva.
Así que me gusta que la opinión se reserve para los artículos bajo ese título, y que corresponda sólo a los que la firman. La teoría, por lo menos, es buena.

A nivel de formato y estructuración, está bien que se diferencie del resto de informaciones, para encontrarla o descartarla fácilmente en la lectura.

Sobre los columnistas, debo decir que me han sorprendido, para bien, Antonio Orejudo (¿Soy yo o es la gente?), Javier Ortiz (El dedo en la llaga), José Antonio Labordeta (La ciercera) y, sobretodo, Espido Freire (Dentro del laberinto).
Todos ellos han dedicado su primer artículo a justificar el título genérico de su sección, con un tono “poético-periodístico” que me ha gustado. El Gran Wyoming, en su línea.
Les seguiré la pista de cerca.

diSecciones

No voy a analizar cada sección del periódico, pero sí quiero mencionar algunos puntos:

· El humor gráfico de Público está bastante bien: ácido, crítico, si… pero también sencillo y gracioso. Otra forma de opinión, y ésta de nuevo me ha gustado.

· La sección de ciencias me parece importante: variada, entretenida, interesante… Han querido hacer una apuesta importante en este sentido, y me parece digno de mención. Es una buena manera de representar a los lectores interesados en ese tema e intentar acercarlo a los que hasta ahora no lo estaban tanto.
Lenguaje sencillo y análisis riguroso casan bien. ¡Que siga así!

· La “Carta con respuesta” me parece algo… cuanto menos peligroso. No deja de ser otra sección de opinión aunque más interactiva con los lectores (“más 2.0”).
Ésta parte me tiene intrigado, aún la veo con algo de recelo.

· La mejor unión diseño-información la encuentro en la sección Galería (p. 49): mucha foto, el texto justo… un mosaico muy atractivo para barrer la página de un vistazo.

· Un apartado (creo que) novedoso e interesante es el de La parrilla en texto. Situado debajo de la parrilla televisiva (p. 57), no es más que un pequeño resumen en pocas frases de lo que dan en la tele.
Aunque soy consciente que es una manera de “masticar” la información objetiva, me parece interesante.

“Show must go on”

Jejeje… No he podido evitar el subtítulo: cada vez que voy a hablar de “espectáculo” me viene a la cabeza ésta canción de Queen

Cuan nació el diario Qué!, me indigné profundamente. Desde El Caso, no había visto un ejemplar tan flagrante de espectacularización y sensacionalismo (dejando de lado la prensa rosa) en los medios escritos. No me quejé entonces y ahora es algo tarde, pero desde entonces, y gracias a, por ejemplo, el podcast de La Aspirante, estoy muy pendiente de los titulares y su fondo amarillista.
Y Público no se ha escapado al análisis.

Debo decir, en su favor, que el periódico huye bastante de los titulares sensacionalistas (por ahora), y eso me congratula. No obstante, he encontrado algunos (mínimos) ejemplos en su primer número: «El hombre que hundió la tregua» (titular, p. 1), «El Matusalén de los árboles tiene más de 4700 años» (p. 34), «¿Reciclas poco o mientes mucho?» (p. 48) y «(Ronaldinho) Nunca será el de antes» (p. 62).

¿Están muy cogidos con pinzas? ¿Me he dejado alguno? ¿Qué decís?

Edición especial nº 1

Me ha gustado que saquen, con el primer número, un suplemento para el “auto bombo”. La “declaración de principio” en un anexo exquisitamente cuidado.

No quiero dejar de mencionar que tiene un diseño fresco, y su lectura se hace muy amena. Pero por encima de todo destaco la cita de Seinfeld y los textos de Escolar, en un tono casi poético que espero que los resultados no conviertan en papel mojado.

Bien por las secciones Nuestra gente y Así se trabaja, una especie de “making of” que se suele dejar para los números de aniversario.
También, y aunque algo excesiva, la parte de los Objetivos, donde mezclan retratos de personas ‘anónimas’ con estadísticas y con artículos de la declaración universal de los derechos humanos y la Constitución española.

Cajón de sastre

Antes de acabar, que esto ya se está pasando de tamaño, quisiera mencionar algunas cosas que se me han quedado en el tintero:

· Público no tiene horóscopo, y con él desaparece uno de los elementos de socialización más importantes de la prensa escrita. ¿Quién no se ha arremolinado con otros junto a un periódico para consultar o compartir el horóscopo, independientemente de la trascendencia que tenga para nosotros?

· La primera receta, una crema catalana. No tiene especial interés, aunque es algo que no sé si comparte el resto de ediciones del país o es sólo para Catalunya. Me ha hecho gracia.
Por cierto, estaría bien que se comentaran los platos u no sólo su elaboración (de qué región son, su origen…), aunque quizás sea excesivo para éste tipo de publicaciones.

· Me parece haber encontrado un error en un pie de foto (p. 30). No es ese un “nuevo” modelo de iPod, ¿verdad?

· Y, aunque sé que esto es una manía personal, si no lo digo reviento: Público también destiñe.
Como una vez le oí decir a la escritora Empar Moliner (¿o fue a Quim Monzó?): «por mucho que avance el periodismo y la ciencia en éste país, nadie nos salvará de acabar con los dedos negros tras leer un periódico» (cita libe).

Apaga y vámonos

¡Uf! A mano éste post ocupa nueve (!) páginas. No quiero ni pensar lo que puede ser teclear esto para el blog. Pero bueno, lo dejo ya, no quiero hacer su lectura más pesada. GRACIAS por haber leído hasta aquí, y lo siento.

Sólo quería dar mi bienvenida a Público y expresar mi opinión… que de momento es que voy a ser habitual lector y que, los días que no tenga clase por la mañana, seguramente hará que me levante pronto y baje hasta el quiosco, algo que desde hace algún tiempo pensaba que no sería posible.

¡Bienvenido, Público!

Anuncios

3 comentarios en “Opinión ‘Público’

  1. Siiii! me lo he leido entero!!!! creo que me merezco un premio, no? jajajaja has un hecho un post por todos los que no has escrito des de que migraste?? jajaja es broma. Ahora en serio, vi que salía este periodico y necesitaba que alguien “me lo criticara”. A pesar de lo subjetivo, me ha gustado! besos

  2. uf…bé, ja he entrat…he mirat…i un altre dia ho llegiré, ok? :P

    besitosssss

  3. Hola!

    Pues mira, aburrida y repasando mis “marcadores” olvidados he llegado hasta aquí y… me lo he leído, lo juro! jeje
    Una buena crítica; aunque no puedo opinar mucho ya que no he leído el periódico, sí he visitado su página y me seguido alguno de tus enlaces… en fin, me ha parecido muy correcta y, desde luego, bien escrita ;)

    besos y feliz 2008 jejeje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s