Marketing, remarketing… y requetemarketing

[artículo publicado originalmente en “Tempted? El blog de apple tree communications“, el 12 de noviembre de 2012]

Me encuentro en un momento casi paranoico, en el que empiezo a pensar que internet me conoce mejor que yo mismo. Hace un tiempo busqué un hueco para pasar unos días en Londres… y desde entonces no dejo de ver anuncios de hoteles maravillosos y ofertas de última hora. Navegando por páginas en las que no había estado nunca me encuentro con banners que me recomiendan libros de mis autores favoritos o nuevos discos de artistas que escucho habitualmente.

Cookies

Pero no hace falta que mire por encima del hombro para encontrar quién conoce tan bien mis movimientos: es mi propio ordenador. Al navegar por internet dejo un rastro de información a mi paso, un rastro que usan grandes servicios publicitarios para “conocerme” mejor y recordarme amablemente que siguen ahí.

 

A esta técnica se le conoce como remarketing: una manera de revitalizar la demanda débil de un producto modificándolo o reforzando su comunicación. Seguro que más de uno se habrá quedado más tranquilo: no es que las marcas le espíen mientras navega, sino que se preocupan por conseguir que vuelva a una página que ha visitado y por que quizás finalice una compra que no llegó a completar.

 

En el fondo, es algo que hacemos habitualmente en nuestro trabajo: cuando hacemos seguimiento del envío de convocatorias a periodistas o en el momento de hablar con un proveedor habitual, aunque no tengamos nada concreto que pedirle en ese momento. Se trata de conocer bien a los que trabajan con nosotros y mantener vivo el contacto con ellos para que te tengan en mente.

 

Para una gestión eficaz del remarketing, en cualquier aspecto, hay algunas cosas que debemos tener presente:

  • Procuremos tener un objetivo alcanzable: no hay que decepcionarse por perder una oportunidad, porque no se puede contentar a todo el mundo. Pero tampoco dejar pasar oportunidades: marcarnos una meta nos ayudará a mantenernos activos.
  • No hay que tener prisa, pero tampoco un exceso de celo: planifica con antelación qué es lo que harás y procura mantenerlo. Cuando uno piensa con tiempo siempre consigue mejores estrategias que ante una necesidad urgente.
  • Cuida tus datos: cuanto más sepamos de una persona, más fácil será tratar con ella. No debemos despreciar ninguna información, porque todas son útiles. Mantenlas ordenadas y actualizadas y tu trabajo será mucho mejor.
  • Cuida el tono y la frecuencia: huye de insistir demasiado o de hacer sentir incómodo a tus interlocutores.
  • Prepárate para improvisar: habitualmente la originalidad y el saber aprovechar las oportunidades fortuitas jugará muy a tu favor.

 

El remarketing puede servir para ofrecer un descuento a un usuario en una casita rural, aquella que buscó hace unos días. Algo muy automático y técnico, con términos como cookies o segmentación. Pero, en definitiva, se trata también de uno de los aspectos más humanos del marketing: el de conocer bien a nuestros públicos y saber qué podemos ofrecerles en cada momento para que ambos salgamos ganando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s